"No soy más que un aprendiz de buena persona y un corredor esforzado". Toni Lastra (Corredor, escritor o viceversa)
Por cada corredor que recorre el mundo participando en maratones, hay miles que corren por el gusto de escuchar las hojas y la lluvia y que esperan que llegue el día en que les resulte todo tan fácil como a un pájaro volar. Para ellos el deporte no es una prueba, sino una terapia; no es un desafío, sino una recompensa; no una pregunta, sino una respuesta.

Doctor George Sheehan, corredor y filósofo.

miércoles, 20 de junio de 2012

Lecturas




En uno de los libros de la trilogía de La Columna de Andrópolis, Toni Lastra expresa que es todo un placer correr a temprana hora, y después de un suculento desayuno, coger un buen libro y sumergirse en su historia. En su caso libros de no ficción o releyendo libros que les han acompañado a lo largo de su vida

En mi caso, leía mucho de niño y adolecente, luego abandoné el hábito por la lectura que retomé gracias a Maricarmen pero sí que es verdad que ha habido picos en lo que devoraba libros y otros en que menos. Luego hubo unos años en que apenas leía a no ser que fuera algún periódico y poco más. Pero en mis inicios como corredor, cuando los sábados después de mi tirada larga (me gusta más hacerla los sábados si puedo), me compraba y sigo comprándolo el Diario Sur de Málaga, donde adjuntaba y adjunta la revista El Semanal. A la vez iba a la tienda de ultramarino y me compraba un paquete de donuts de 6 unidades y medio litro de Coca-Cola. Ya en el paseo marítimo, mientras devoraba los dulces uno por uno, lo primero que leía era la columna de Arturo Pérez Reverte. Fue entonces cuando él me hizo retomar al mundo de la lectura. Me redescubrió a Dumas, leí Scaramuch, leí La montaña mágica y como no todos sus libros, empezando por El maestro de esgrima.

Desde entonces pues no ha habido tregua en mi placer por leer. Placer que se acentúa, igual que Toni Lastra después de hacer mi hora de carrera diaria, siempre que el tiempo me lo permita. Lo que ya no hago, es comer esa cantidad de donuts, ahora no sé si será por el metabolismo o un menor kilometraje, la cuestión es que tengo que vigilar lo que como para no ponerme como un rollizo.

Lo que si todos nosotros sabemos, es que después de correr, estamos más despierto para trabajar (eso lo tengo más que comprobado), para enfrentarnos a la vida con otra mirada, o como en el caso de esta entrada, para devorar nuestro libro favorito. También para otras cosas, como es en el tema del amor, pero eso ya es otra historia.

Así que ya sabéis, si no sois muy de leer, pues al tema del amor, y si son ambas cosas, mejor que mejor, nuestro cuerpo nos lo agradecerá, eso tenerlo por seguro. Practiquemos la carrera diaria, sin dar margen a otros temas no menos interesantes y placenteros.

1 comentario:

PACO GACELA. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.