"No soy más que un aprendiz de buena persona y un corredor esforzado". Toni Lastra (Corredor, escritor o viceversa)
Por cada corredor que recorre el mundo participando en maratones, hay miles que corren por el gusto de escuchar las hojas y la lluvia y que esperan que llegue el día en que les resulte todo tan fácil como a un pájaro volar. Para ellos el deporte no es una prueba, sino una terapia; no es un desafío, sino una recompensa; no una pregunta, sino una respuesta.

Doctor George Sheehan, corredor y filósofo.

domingo, 14 de febrero de 2010

Jacques y Simone


Era ya tarde cuando llegaron el matrimonio francés al Hotel Las Vegas, la paliza de algo mas de seiscientos kilómetros del tirón, mermaron con sus idea de salir a correr. Decidieron ir a cenar y acostarse pronto, así podrían salir a correr por la mañana y aprovechar el día soleado que prometía el parte meteorológico.
Como siempre que programaban un viaje a la costa, la estancia siempre la buscaban en sitios cercanos a paseos marítimos. Las Vegas era el hotel idóneo para ello, a dos pasos de la playa.

El recepcionista del hotel puso una cara algo estúpida cuando vio a este matrimonio ataviado de corto y con camisetas de algodón de una maratón de una ciudad francesa. Jacques les pidió información de una ruta a seguir corriendo, y el hombre le respondió que el paseo mide unos tres kilómetros, pensando que esta pareja, él con 74 años y ella con 72, tendrían de sobra con esos kilómetros.

Jacques, con un corto pelo cano, 1,70 de estatura y 57 kilos de peso delataba ser un corredor de mil y una batallas. Simone, su esposa, bajita, 1,55 y piel y hueso, sin un gramo de grasa daba el físico de una curtida maratoniana.

Decidieron empezar a correr hacia poniente, llegando hasta la Farola, a unos 1500 metros de donde empezaron. Se dieron la vuelta y decidieron ir hacia la zona de levante, por el mapa que le enseñó el recepcionista, Jacques se fijó en que ir en esa dirección prometía una tirada mas llevadera.
Jacques le llevaba una distancia de unos cuarenta metros a Simone, tanto a ella como a él poco le importaba eso, cada uno iba a su bola, siempre respetando el no distanciarse mucho uno del otro.

Justo en el kilómetro siete y medio, en el Paseo de los Canadiense, el enjuto corredor vio a un colega suyo, bastante mas joven y con otra camiseta de la media maratón de Sevilla-Los Palacios y aceleró el ritmo para darle así alcance. Chapurreando el español logro preguntarle hacia donde daba ese camino, y este le contestó que por él se podía hacer todos los kilómetros que quisiera.
Se presentó él por Jacques Malle y el nuevo acompañante por Paco Montoro. Este le dijo que cuantos kilómetros pensaba hacer y le dijo mitad seña y mitad hablando que unos 25 kilómetros, siempre si su mujer le dejaba. Y es que Paco no vio a la mujer hasta que Jacques se la señaló.

Paco preguntó por la edad de ambos, y al enterarse no daba crédito a lo que veían sus ojos. Paco los llevó hasta el kilómetro 12 y ahí dieron la vuelta los tres. ya que el plan de este último era una tirada de 12 kilómetros, vergonzosa comparado con la del extraordinario matrimonio.
Jacques contestaba a todas las preguntas del curioso Paco, sobre alimentación y kilómetros semanales, comentando que ellos pasaban de los 100 kms durante los siete días.

A la hora larga de correr los tres juntos, el matrimonio se despidió de aquel preguntón corredor, decidiendo este de parar y realizar sus estiramientos y ellos rumbo a ese Hotel Las Vegas, donde le esperaban una buena ducha caliente y un merecido desayuno.


Nota: Esa historia es en parte real (los nombres no, exceptuando el mío), muy poco hay inventado, todo lo deportivo es cierto, e incluso el hotel. ¿Llegaré yo a esa edad y en ese estado de forma? ya me gustaría a mi.
Los volví a ver al día siguiente, por la zona de la Cala, a unos 10 kms de donde se hospedaban, así que los 20 kms eran seguros que cayeron de nuevo ese día.



23 comentarios:

Alex dijo...

Qué bonita historia, yo cada vez que veo a alguien mayor corriendo siento una terrible envidia y un deseo de conseguir lo mismo para mi.
gracias por compartirlo

manuelbinoy dijo...

A todos nos gustaría llegar a esa edad y poder seguir disfrutando de la carrera a pie sin molestias de ningún tipo y con la cabeza igual de despejada y abierta; creo que si corremos con prudencia y con buen sentido de la responsabilidad será fácil llegar a ciertas edades en plena forma física; al menos eso esperamos todos, un abrazo, Paco, y nos seguimos leyendo.

Sergio suárez dijo...

impresionante historía, dios quiera que yo a sus edades pueda hacer la mitad que ellos, gran entrada compañero.
un saludo.

VICMAN dijo...

Envidiable. Con 30 años no paso de 70 km semanales como muchísimo, así que me parece imposible poder hacerlo con esa edad.

bonita historia

Curro Avalos dijo...

Que envidia Paco!!.
Pero al ritmo que vas...no debieras preocuparte. Al final, yo con 36 tacos tengo bastante menos fuerza de voluntad.
Un abrazo grande!!

mayayo dijo...

Magnifico! Quien no firnaría ahora por llegar a esos años con esa actitud, y en compañía :-)

CarLitros dijo...

Llegarás Paco, llegarás

Oscarjet dijo...

Tengo un buen amigo maratoniano con 62 años que corre cada puñetero dia de su vida desde que lo conozco hace ya 36 años...y cada dia sale con las mismas ganas como si fuese el 1er dia o como si fuese el ultimo...por algo sera que el running nos da tanto y ni de mayores lo queremos dejar...

Trapatroles dijo...

Hola Paco, con la motivación que tienes, seguro que llegas.

José Antonio dijo...

Paco, te diré que me ha inspirado esa magnífica historia: que lo que hacemos lo es para toda la vida. Y eso nos ratifica en nuestra afición.

Jan dijo...

Yo quiero ser así de mayor...

Un fuerte abrazo, paco

Francisco Castaño dijo...

Bonita historia, me gustaría hacer a mi una quinta parte de lo que hacen ellos a su edad.

javi dijo...

Te veo totalmente identificados con "Jacques", así que te veo haciendo Veletas un montón de años más ;)

Rafa dijo...

Donde hay que firmar???.
Me apunto de largo, y si me da un repenterre de mayor, que sea con las zapas puestas y un pantalon corto, por lo menos habré hecho lo que me gusta hasta el último momento.
Admiración, solo me producen mucha admiración este tipo de historias.
Bonita crónica Paco.
Un saludo

maratonman dijo...

Ese es un gran regalo divino Paco poder seguir corriendo con 70 años sin excesivos problemas,gran suerte tienen los que lo logran,esperemos lograrlo nosotros tambien.Veo Paco que poco a poco van pintando mejor las cosas este año,espero que recuperes a lo largo del año tus mejores sensaciones.
Un abrazo y disfruta mucho,como esa gente entrada en años.

Quique dijo...

Muy bonita historia, yo de mayor quiero ser así...

Un saludo
Quique

a.blanco dijo...

Paco habra que ir docificadono para estar lo mas tiempo posible pero la verdad que hay gente en esto de correr que te quedas alusinado .a mi me presentaro un señor en pontevedra que tenia cerca de los ochenta y iba todos los años al maraton de nueva york

Alfa79 dijo...

Una bonita historia sobre personas, que son verdaderos ejemplos sobre como encarar las carreras de la vida.

Con septuagenarios tan en forma, la vida es mucho más esperanzadora.

Un abrazo.

Alexander Pérez dijo...

Hola Paco mi nombre es Alexander y te escribo desde Tenerife. He visto tu blog a través y de otros y la verdad que me gusta mucho. A partir de hoy me hago seguidor del mismo y paso a leerte regularmente. Te mando un fuerte y cordial saludo.

Rafa dijo...

HlaPac,a ver e preguntas por la boca e metro en Madid más cercana al pabelló de la Pipa que es donde se recogen los dorsales de la maratón de Madrid, te paso este link con un plano de los accesos:
http://www.maratonmadrid.org/COMO_LLEGAR_EXPODEPOR.pdf

Espero que te sirva, no hay una boca de metro demasiado cerca, ha tres como puedes ver, tu mismo, la que mejor te venga.
Un abrazo

Giuseppe dijo...

Ciao Paco Sono nel tuo blogroll, grazie.
Bellissima la storia di Jacques y Simone.
Magari potessimo tutti arrivare in quelle condizioni a 70 anni. E' un augurio per tutti i runners.

MASTER OF DARK dijo...

Paco:
Que buena historia, vaya motivación!!!

bexox

Yaniré

Paco Montoro dijo...

Alex, vamos por buen camino para conseguirlo, sigamos corriendo. Saludos

Manuel, en cierto modo es complicado, se debe de juntar también la suerte de no lesionarnos gravemente. Mientras luchemos por llegar a ello. Saludos

Sergio, seguro que si, ganas nonos falta, saludos

Vicman, cuando nos jubilemos y tengamos mas tiempo, ¿Por qué no? Todo se verá…saludos

Curro, me alegro de leerte, se que andas muy ocupado, me paso por tu blogs. …saludos

Mayayo, sobre todo con compañía, mi mujer de deporte nada de nada. Saludos

CarLitros…llegaremos amigo. Saludos

Oscar, un saludo para tu amigo, es ejemplar. Saludos

Ramón, motivación no me falta, espero que me acompañen las piernas…saludos

José Antonio, al fin y al cabo es lo que buscamos todos, la eterna juventud, con el correr vamos por el buen camino. Saludos

Jan, y yo también, corramos y divirtámonos. Saludos

Francisco, con lo que te gusta el deporte, lo conseguirás, tiempo al tiempo. Saludos

Javi, hoy me he acordado de ti. Al terminar de hacer 9x1000 todo machacado, tuve que ayudar a arrancar un coche empujando, con lo molido que estaba…saludos

Rafa, espero que lleguemos a esa edad, bien de cabeza y de piernas para tener todo el tiempo del mundo para correr, nuestra gran pasión…saludos

Rafael, gracias amigo. Poco apoco voy entrando en faena, pero muy poco a poco. Saludos

Quique, y es que vas a llegar, seguro. Saludos

Antonio, ya me hablaras de ese gran corredor. Nos vemos en los Montes el domingo. Saludos

Toni, imagínate esa calidad de vida…ufff eso no tiene precio. Saludos

Alexander, encantado de saludarte, ya te he linkeado y me paso por tu blog. Saludos

Rafa, gracias por tu información, sabía que podía contar contigo. Saludos

Giuseppe. Algún año correré el maratón de Roma, siempre lo he deseado. Espero saludarte por allí. Saludos

Yaniré, bonita historia ¿verdad?. Besos