"No soy más que un aprendiz de buena persona y un corredor esforzado". Toni Lastra (Corredor, escritor o viceversa)
Por cada corredor que recorre el mundo participando en maratones, hay miles que corren por el gusto de escuchar las hojas y la lluvia y que esperan que llegue el día en que les resulte todo tan fácil como a un pájaro volar. Para ellos el deporte no es una prueba, sino una terapia; no es un desafío, sino una recompensa; no una pregunta, sino una respuesta.

Doctor George Sheehan, corredor y filósofo.

lunes, 20 de mayo de 2013

Correr, un acto de fe





Cuando contaba con  la edad de treinta y dos años, ya creía saberlo todo. Lo que había vivido creía que era el tope, a partir de entonces vendría el declive o la monotonía. Estancarme o cambiar, esa era la cuestión. Hacer lo que los demás digan o hacer lo que me apetecía. Aburrido de siempre igual, siempre lo mismo, llegué a un estado de ansiedad nuevo para mi. Me veía gordo, muy gordo. Aunque era joven, me veía viejo. Que llegara el viernes era el signo de otro fin de semana mas de lo mismo. Mi vida era calamitosa, sin sentido y mis amistades, mas de lo mismo. Beber, fumar, fútbol y poco mas. Entonces llegó el correr.

Ese tren paró delante de mí y me preguntó: ¿Subes o baja? Inconscientemente subí, una vez en él, dejé de ser divertido para los demás para ser yo mismo. Modifiqué mi vida, modifiqué mi modo de vivir y el de ver las cosas. Descubrí, sin saberlo, que correr fue una salvación para mi cuerpo y,  más aún, para mi alma. Correr me hacía ser yo mismo, el niño que dejé de ser hacía mucho, fue algo especial, algo inesperado. 

Todos decían que eso iba a ser una cosa pasajera, todos me veían de pasar día tras día con mis zapatillas, hiciera sol o lloviera, siempre salía a la carretera. Poco me importaban esas medias sonrisas, de poco me valía sus opiniones, me daba igual. Corriendo mi hora diaria me hacía feliz. Corriendo me evadía de todo, correr no era un deporte, correr era otra cosa y lo descubrí leyendo a Sheehan o a Lastra, sí, me di cuenta que no estaba loco, y si lo estaba, bendita locura. Correr, para mi también, es un acto de fe.

Salud, kilómetros y un gramo de locura


15 comentarios:

maratonman dijo...

Y yo añadiria y un acto de amor.

Halfon Hernandez dijo...

No puedo poner media palabra mas!!!

Lo has clavado

Gonzalo Quintana dijo...

Yo comencé en los 80. Era un niño gordito y necesitaba algo para bajar peso. Soy muy cabezón y empecé a correr. El Running se llamaba footing, años después se llamó jogging. Nunca imaginé el bien que me estaba haciendo cuando empecé. Definitivamente correr es un acto de fe.

Leo Delgado dijo...

Muy cierto todo lo que dices Paco, somo muchos (cada vez mas) los que dejamos de mirarlos pasar con una sonrisa a los corredores, lo experimentamos y nos subimos a ese "tren" que mencionas y cuando lo experimentamos Ahhh que maravilla, des esto se trataba esto?? estos eran los locos que corrían?? jaja que LINDA LOCURA!!!
Si quizás, si estamos todos un poco locos, jaja pero es una locura "linda" y sana y nos hace sentir bien (muy bien) y ojalá (Dios mediante) NO lo dejemos NUNCA...
Saludos desde Argentina

PACO GACELA. dijo...

Claro que si Paco, es tal cual como lo has expuesto,, pero claro, a veces lo que amamos se vuelve en contra como a sido mi caso, pero si cuando me recupere sigo pensando en volver será por algo, pues por eso mismo que tu acabas de exponer , un abrazo.

RA dijo...

Se ha escrito mucho y bien sobre el correr pero muy poco sobre el no correr. Hace años eran pocos los que corrían y en consecuencia pocos los que dejaban de correr prematuramente. Ahora que hay más gente corriendo habrá más casos y está pcoo descrito en los manuales cómo dejar de ser lo que se es. Parar es como dejar de ser, aunque sea temporalmente y los que hemos dado ese paso de no correr a correr nos cuesta mucho vivir o imaginar vivir sin correr. Es un acto de fe y me parece que irrenunciable.

Novatillo total dijo...

Y seguro que muchos de esos que te miraban "un poco de aquella manera" están ahora en el mundo del running. Yo tengo varios ejemplos de eso.

Creo que lo más importante es estar contento contigo mismo, teniendo eso... "lo que opinen los demás está de más" que decía una canción moñas de no recuerdo quien.

Celina dijo...

No se puede explicar mejor!

Alex Uriarte dijo...

Somos muchos los que nos identificamos con tus palabras

Antonio Serrano dijo...

... y lo hiciste para mejor. Seguro que este nueva forma de vida, la tuya, la mía, la de los que aquí compartimos, como tú, esta afición, la hemos sentido para bien. Y creo que los que nos rodean, y me refiero a los que siguen junto a nosotros a pesar (y al pasar) de los años, también lo aprecian así.
No cambies Paco, no dejes de correr….

,,!,,

Manuel dijo...

Creo que narras mi experiencia prácticamente al detalle, yo llevo estos últimos 4 años disfrutando de esta vendita locura, me quedo por aquí y te invito a pasarte por mi blog donde cuento cada kilómetro que vivo.
Un saludo.

Manuel dijo...

Creo que narras mi experiencia prácticamente al detalle, yo llevo estos últimos 4 años disfrutando de esta vendita locura, me quedo por aquí y te invito a pasarte por mi blog donde cuento cada kilómetro que vivo.
Un saludo.

fernando jimenez lopez dijo...

paco,me identifico con tus palabras aunque yo no me he inspirado en nadie ni leo nada.un saludo

Adolfo Aláiz dijo...

AAAMMMEEEENNN!!!

Tony Velazquez H dijo...

Considero que esta muy bien descrito y no agregaria nada mas lo unico que podria es recomendar a todos los corredores que siempre seleccionen los tenis adecuados para correr pues es importante sentirse seguros.